La cerveza nació hace aproximadamente 10.000 años, en civilizaciones nativas del Medio Oriente. En el Ecuador, sus orígenes se remontan a 1566, en el convento de San Francisco de Quito, cuando la Orden de los Franciscanos estableció la cervecería más antigua de Latinoamérica, para el consumo de sus frailes.



Ingrediente de la Cerveza



Cebada (Malta)
La cebada, convertida en malta a través de un proceso de germinación controlado, aporta carbohidratos, vitaminas, elementos minerales, ácidos orgánicos, proteínas y otras sustancias.



Levadura
La acción de la levadura es fundamental para la producción de alcohol en menor grado y gas carbónico.



Agua
La mayor parte de la cerveza constituye agua. Por eso, y al ser una bebida que no requiere azúcares añadidos, es un mito causante de obesidad.



Lúpulo
Flor que le da a la cerveza el aroma y amargor característicos. Contiene ácidos con propiedades medicinales, que combaten bacterias que se reproducen en el estómago.



Elaboración de la Cerveza



Maltería
La cebada se acopia en silos, donde se eliminan impurezas, se hidrata, germina, tuesta y desgermina el grano, que pasa a ser almacenado por 21 días.



Cocimiento
La malta y el adjunto triturado son enviados a enormes ollas de cocción, donde se cocinan con agua a altas temperaturas. Al mezclarse y filtrarse, se obtiene el mosto, al cual se le agrega lúpulo, para dar sabor y aroma a la cerveza. Luego del cocimiento a temperaturas de hasta 104°C, el proceso finaliza enfriando el mosto hasta 10°C.



Fermentación y Maduración
El mosto frío es almacenado en enormes tanques cilindro-cónicos. Se le añade levadura para convertir los azúcares en alcohol de forma natural. Luego viene la maduración en grandes tanques, para garantizar la estabilidad y características de la cerveza.



Filtrado
Después de la maduración, la cerveza se filtra bajo cero (-2°C) para eliminar materias insolubles, como residuos de levaduras o proteínas, y luego se le añade gas carbónico, necesario para una buena formación de espuma.



Envasado
La cerveza es transportada por tuberías hacia modernas líneas envasadoras, donde se llenan las botellas, las cuales se tapan herméticamente para garantizar su pureza, calidad y duración.

Maridaje



Por sus características, la cerveza ofrece una variedad en sabores y aromas, lo cual permite que se convierta en un auténtico placer no solo su degustación, sino también su combinación con comidas. A esto llamamos maridaje, el arte de combinar las comidas con la bebida perfecta.

La cerveza combina bien con escabeches y maricos, con platos en los que abunda el tomate o sabores ácidos como ensaladas aliñadas con vinagre o aquellas verduras de sabores amargos y salsas agridulces de la cocina oriental.

La cerveza encuentra una contraposición perfecta en los platos con picantes y fritos con mucha grasa, ahumados (parrilladas), marinados y a la brasa, carnes de cerdo, embutidos y hasta con sushi.